Coberturas del Seguro de Responsabilidad Civil D&O

Nov 28, 2017

MariaQ

Whitepaper

0

¿Sabías que los administradores de sociedades pueden ser objeto de reclamaciones por daños y perjuicios ocasionados con motivo del ejercicio de su cargo, y que estas reclamaciones pueden tener consecuencias económicas graves para su propio patrimonio personal?

Los altos cargos de una empresa, debido a las funciones que tienen encomendadas, se pueden encontrar ante determinadas situaciones que les exijan tomar decisiones arriesgadas o difíciles que pueden derivar en reclamaciones que pongan en peligro tanto la viabilidad de la empresa como su propio patrimonio privado.

Esas situaciones de riesgo pueden ser desde una decisión estratégica o controvertida, la aprobación de las cuentas anuales, hasta la falta de adecuación a una novedad legislativa. Cualquier persona que ocupa un cargo de dirección puede cometer un error de gestión y ser considerado responsable de los perjuicios económicos derivados frente a la sociedad, los accionistas, los empleados, los acreedores sociales y cualquier tercero afectado.

Con el escenario legal actual, los administradores y directivos deben responder con su propio patrimonio, por lo que es aconsejable contar con la mejor protección posible en el desempeño de su labor.

Para ello existen los seguros de D&O (directors and officers: directivos y administradores), que se encargan de proteger al directivo y a su patrimonio frente a reclamaciones, aportando tranquilidad de cara al ejercicio de su cargo.

Coberturas de un Seguro de D&O

Un seguro de D&O cubre la responsabilidad civil de de los administradores y directivos de una sociedad. Se trata de una responsabilidad individual en la que el tomador de la póliza es la empresa.

Está dirigido a gerentes, directivos, altos cargos, consejeros y administradores de empresas que busquen garantizar su responsabilidad personal y proteger su patrimonio frente a reclamaciones de terceros derivadas de sus decisiones empresariales.

Este seguro se encarga de proteger el patrimonio privado del directivo frente a imprevistos en el desarrollo de la actividad empresarial. Sirve principalmente para soportar los perjuicios patrimoniales o financieros que el administrador deba soportar frente a una reclamación derivada del ejercicio de su cargo, incluyendo tanto las posibles indemnizaciones económicas como los gastos de defensa.

Marco legal y Responsabilidad de Administrador

La responsabilidad de los administradores aparece regulada en los artículos 236 a 241 de la Ley de Sociedades de Capital aprobada mediante el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio. Con esta norma se reordenan para todos los tipos de sociedades los deberes de los administradores, ampliando a las sociedades de responsabilidad limitada los deberes hasta ahora existentes en las sociedades anónimas. Así, se reconoce la legitimación activa para reclamar la responsabilidad de los administradores tanto a socios como acreedores, mediante el ejercicio de la acción social de responsabilidad.

Con la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, el 23 de diciembre de 2010, las empresas pueden ser acusadas y condenadas penalmente de sus propios delitos, cuando hayan sido cometidos en su nombre y provecho.

Esta reforma tiene gran impacto para los administradores y directivos, ya que a partir de aquí, se pueden dirigir a la vía penal conductas que antes eran perseguidas por vía civil y administrativa.

¿Quién puede interponer una demanda?

Según la Ley de Sociedades de Capital, pueden reclamar:

• La empresa, por mala gestión que perjudique la situación financiera de la misma

• Los accionistas, tanto mayoritarios como minoritarios, individualmente o por la Junta General

• Los acreedores sociales Además, también pueden reclamar:

• El Ministerio Fiscal y los órganos administrativos competentes

• Compradores de la sociedad

• Los empleados y los candidatos a un puesto de trabajo

• Competidores

• Cualquier tercero que se considere perjudicado por las decisiones tomadas

Qué deberes deben cumplir los administradores

Deberes

Actuar como un ordenado empresario, informándose de la marcha de la sociedad y vigilando el cumplimiento de la ley, estatutos y normas internas.

Actuar en todo momento en interés de la Sociedad.

Guardar secreto de la información confidencial aún después de cesar en su cargo.

Si las pérdidas reducen el patrimonio social por debajo de la mitad del capital, deberán convocar Junta General en dos meses para que acuerde la disolución.

Responderán subsidiariamente de la deuda tributaria de la sociedad cuando no realicen u omitan los actos necesarios para el cumplimiento de estas obligaciones.

Ejemplos de motivo de reclamación

Inactividad ante la grave situación económica de la sociedad.

Contratar como proveedores a empresas en condiciones superiores a la media del mercado.

Divulgar información a los que haya tenido acceso por razón de su cargo.

No solicitar la disolución judicial en el plazo de dos meses cuando la Junta General no adopta tal acuerdo.

No realizar los pagos correspondientes y no solicitar aplazamientos.

 

Qué prohibiciones tienen los administradores

Prohibiciones

No dedicarse al mismo género de actividad que constituya el objeto social de la Sociedad.

Utilizar el nombre de la sociedad o invocar su condición de administrador para operaciones por cuenta propia o de personas vinculadas.

Prohibición de actuar en situaciones de conflicto de intereses con la sociedad.

Ejemplos de motivo de reclamación

Desviar cualquier operación de interés para la sociedad a cualquier otra sociedad o persona.

Aprovechar oportunidades de negocio de la sociedad en beneficio propio.

Obtener ventajas o remuneraciones de terceros por razón de su cargo como administrador.

Las causas de reclamación más habituales

Estos son los tipos de demanda más frecuentes:

• Demandas de acreedores y proveedores por impagos, incumplimiento de acuerdos comerciales, ruptura injustificada de un contracto, etc.

• Demandas de sus empleados por despidos, incumplimientos contractuales, discriminación, acoso, mobbing y falta de información.

• Demandas de competidores por competencia desleal, violación de prácticas de mercado o espionaje industrial.

• Demandas de socios y accionistas por mala gestión, por no haber tomado las decisiones correctas en la gestión de la empresa o por no proporcionar información correcta.

• Demandas de organismos públicos y autoridades por no cumplimiento de normativas y regulaciones.

• Demandas de clientes por cualquier tipo de incumplimiento.

 

Descubre en nuestro whitepaper del seguro de D&O información sobre las coberturas que te puede ofrecer para proteger tu patrimonio privado.

Descargar Whitepaper D&O

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *