Programas de Recargo de Prestaciones

Ago 01, 2017

MariaQ

Whitepaper

0

¿Sabías que tras el accidente laboral de un trabajador la empresa puede verse obligada a abonar de una sola vez el importe del recargo de las prestaciones que percibirá el trabajador?

La Prevención de Riesgos Laborales es una de las exigencias más importantes de las empresas: velar por la seguridad y la salud de sus trabajadores. En este sentido, cuando un empleado sufre un accidente de trabajo o una enfermedad laboral, que puede tener origen en una infracción de las normas de prevención de riesgos laborales, además de las indemnizaciones que por responsabilidad le pueden corresponder, la empresa puede verse obligada a abonar de una sola vez el importe del recargo de las prestaciones que percibirá el trabajador durante toda su vida, o en su caso, sus herederos.

Muchos profesionales del sector, especialmente tras recientes pronunciamientos de algunos magistrados del Tribunal Supremo y otros organismos oficiales acerca de la naturaleza más indemnizatoria que punitiva del recargo, coinciden en señalar que existe una creciente demanda en las empresas para poder transferir el daño patrimonial que supone tener que desembolsar el importe del recargo.

Una solución aseguradora en este sentido garantizaría al trabajador accidentado (o a sus causahabientes) la percepción del importe del recargo y a la empresa el mantenimiento de su actividad al no verse afectados sus resultados debido al reembolso de los importes pagados por el asegurador.

Las cifras del recargo de prestaciones en España

En 2014, en España se contabilizaron un total de 4.647 accidentes graves investigados desde la Inspección de Trabajo. De todos ellos, 2.615 casos tuvieron una propuesta de recargo. En 2015 la cifra de accidentes graves y mortales descendió a 4.000, aunque aumentaron los sucesos en los que se impuso un recargo de las prestaciones: 864. De hecho, en este mismo año el importe a cargo de las empresas alcanzó los 430 millones de euros, una cifra muy elevada y a tener muy en cuenta si hablamos de la continuidad de las empresas.

Datos por regiones y sectores en 2015

Cataluña lideró las propuestas de recargo en 2015, con un total de 612. Andalucía ocupa el segundo puesto con 475, seguido por Valencia con 248, Madrid con 215 y País Vasco con 112. El resto de las comunidades autónomas suman un total de 1.202 propuestas.

Cifras por sectores del recargo de prestaciones en España

En 2015 el importe a cargo de las empresas alcanzó los 430 millones de euros.

El sector servicios es el que ocupa el primer puesto de propuestas, con 1.096; aunque muy cerca se quedó el sector industrial, con 1.023. El sector de la construcción tuvo 550 y agricultura y pesca, 195. El importe medio del recargo e de unos 150.000 euros y el máximo, de alrededor de 400.000. Se trata de cuantías muy elevadas, que pueden provocar graves pérdidas a la empresa que dificulten su continuidad y puedan incluso llevarlas a un concurso de acreedores o a su liquidación.

150.000 euros de media por recargo y el máximo, 400.000

¿Tiene el recargo de prestaciones influencia en la insolvencia empresarial?

A los más de 430 millones de euros que las empresas españolas tuvieron que hacer frente en 2015 por las 2.864 propuestas de aumento de la pensión del 30% al 50%, es necesario añadir las indemnizaciones por responsabilidad civil junto con las sanciones administrativas correspondientes.

¿Pueden las empresas afrontar estas cantidades?

En muchos casos no. El tejido empresarial español está compuesto principalmente por pymes a las que hacer frente al pago de las cantidades derivadas de la imposición del recargo puedes llevarlas a una grave crisis económica e incluso a su desaparición, provocando en consecuencia que el trabajador no pueda cobrar el importe del recargo.

Requisitos para el recargo de prestaciones:

• La existencia de un accidente laboral o enfermedad profesional.

• El incumplimiento por parte del empresario de las obligaciones de prevención de riesgos laborales.

• Relación directa, existencia de un nexo causal, entre el accidente o enfermedad y el incumplimiento del empresario de la prevención de riesgos laborales.

• El derecho del trabajador de recibir una prestación económica por parte de la seguridad social.

El pago del recargo puede suponer la desaparición de la compañía

La prohibición del aseguramiento se ha pretendido justificar como fórmula para evitar que el empresario se relajase en la implantación y aplicación de medidas de seguridad y prevención adecuadas para la salud y seguridad de sus trabajadores cuando realmente el efecto preventivo pueden lograrse por otras vías (por ejemplo la penal) que no perturben el funcionamiento de la reparación del daño.

La prohibición de asegurar puede traer consecuencias negativas no solo para el trabajador accidentado (que en caso de insolvencia de la empresa se quede sin cobrar), sino también para el resto de trabajadores que, a consecuencia del desembolso que deba hacer la empresa para el pago de recargo, pueden ver reducidas sus expectativas laborales, pudiendo incluso ver peligrar su puesto de trabajo.

¿Y un seguro privado?

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995, en su artículo 15.5 abre la puerta a las operaciones de seguro para garantizar como ámbito de cobertura la previsión de riesgos derivados del trabajo. Aunque no es la postura mayoritaria, sí podemos afirmar que está tomando fuerza el planteamiento de la legalidad del aseguramiento del recargo, siendo ya varios Magistrados del Supremo los que se han posicionado a su favor.

Un caso reciente es el de la Sentencia de 23.03.2015 “caso Uralita” de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo donde uno de los magistrados emitió un voto particular a la Sentencia defendiendo la naturaleza indemnizatoria del recargo y la legalidad de su aseguramiento.

 

Descubre en nuestro whitepaper sobre recargo de prestaciones más información sobre esta cobertura.

Descargar Whitepaper Recargo de Prestaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *