Responsabilidad medioambiental: ¿cómo afecta a tu empresa la nueva ley?

La preocupación por el medioambiente es un tema en agenda y con gran relevancia en la actualidad. Cada vez más, la sociedad toma conciencia de la importancia del respeto de nuestro entorno y exige que las empresas y entidades sean medioambientalmente responsables. De hecho, esta conciencia ambiental colectiva se ve reflejada en la creación del Ministerio para la Transición Ecológica por parte del nuevo Gobierno de España.

En línea con esta demanda de la Sociedad, en 2007 se promulgó la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental, cuyo objeto es regular la responsabilidad de los operadores de prevenir, evitar y reparar los daños medioambientales, incorporando de esta forma a nuestro ordenamiento jurídico un régimen administrativo de responsabilidad ambiental de carácter objetivo e ilimitado.

Para reforzar el cumplimiento de la Ley, se establecen mecanismos como la obligatoriedad para determinados operadores, regulados en el Anexo III de la Ley, de constituir una garantía financiera obligatoria que garantice la reparación de los daños, estableciendo también un régimen de infracciones y sanciones para las mismas.

¿Qué es la responsabilidad ambiental?

Antes de entrar en materia, debemos definir qué es la responsabilidad ambiental. Se trata de la responsabilidad de las empresas con el medioambiente. Es decir, es la obligación por parte de los operadores a poner en marcha medidas de prevención, evitación y reparación de los daños medioambientales que ocasionen, devolviendo los recursos naturales dañados al estado en el que se encontraban previamente.

 

Esto quiere decir que las empresas deben responder de los daños que causen en determinados recursos naturales, devolviendo los mismos, en caso de ser posible, a su situación inicial. Si no fuera posible, deberán compensar los daños mediante otras acciones en otros lugares.

 

El ámbito de aplicación de la Ley 27/2007 incluye daños y amenazas a aguas y ribera del mar, suelo, especies de flora y fauna y hábitats. De esta forma, quedan excluidos:

  • Daños al aire
  • Daños a personas y bienes, salvo que conformen un recurso natural
  • Actos derivados de un conflicto armado
  • Actividades que sirven a la defensa nacional o seguridad internacional
  • Fenómenos naturales inevitables
  • Riesgos nucleares
  • Actividades cuyo propósito sea la protección contra desastres naturales

Entrada en vigor de la nueva legislación medioambiental

El pasado año se promulgó la Orden APM/1040/2017, que viene a establecer la fecha a partir de la cual será exigible la constitución de la garantía financiera obligatoria para las actividades clasificadas como nivel de prioridad 1 y 2.

Actividades prioridad 1 – 30 de octubre de 2018

Actividades prioridad 2 – 30 de octubre de 2019

Actividades prioridad 3 – Pendiente de establecer fecha

Seguros de riesgo ambiental

Las sanciones ante las infracciones de la nueva legislación medioambiental van desde los 10.001 hasta los 2 millones de euros, pudiendo en el caso de las infracciones muy graves llegar a perder las autorizaciones para operar. Sabiendo esto, ¿cómo podemos protegernos ante ello? ¿Existe un seguro medioambiental?

Es posible dar cobertura a este riesgo a través de pólizas de seguros de responsabilidad medioambiental con compañías de seguros que han desarrollado sus propios productos. Nuestro mercado asegurador ofrece  una póliza de seguros integral con cobertura de responsabilidad medioambiental, que incluye coberturas exigidas por la ley como los costes de reparación primaria, complementaria y compensatoria, a las que se pueden añadir otras adicionales como pérdida de beneficios, responsabilidad civil por contaminación, defensa y fianzas.

La ventaja de materializar la garantía financiera obligatoria a través del seguro de responsabilidad medioambiental es que libera y no compromete la capacidad financiera de la empresa y, además, le aporta la cobertura de gastos de defensa y fianzas que de otra manera no tendría.

¿Está mi empresa afectada por esta normativa?

Por tanto, ¿qué empresas están obligadas a constituir la garantía financiera obligatoria en los plazos determinados en la Orden Ministerial?

Actividades con nivel de prioridad 1, a partir del 1 de octubre de 2018:

  • Instalaciones de cogeneración, calderas, generadores de vapor o cualquier equipamiento o instalación de combustión existente en una industria.
  • Instalaciones de producción de energía eléctrica en régimen ordinario o especial, en las que se produzca la combustión de combustibles fósiles, residuos o biomasa.
  • Instalaciones para la valorización e eliminación de residuos peligrosos con una capacidad de más de 10 toneladas por día.

Actividades con nivel de prioridad 2, a partir del 1 de octubre de 2019:

  • Instalaciones para el refino de petróleo o crudo de petróleo.
  • Instalaciones para la producción de gas combustible, distinto del gas natural y gases licuados del petróleo.
  • Coquerías.
  • Instalaciones para la producción de fundición o de aceros brutos.
  • Aplicación de capas de protección de metal fundido con una capacidad de tratamiento de más de 2 toneladas de acero bruto por hora.
  • Fundiciones de metales ferrosos con una capacidad de producción de más de 20 toneladas por día.
  • Sales como el cloruro de amonio, el clorato potásico, el carbonato potásico, el carbonato sódico, por perboratos y el nitrato argéntico.
  • Instalaciones químicas que utilicen un procedimiento químico o biológico para la fabricación de medicamentos.
  • Instalaciones químicas para la fabricación de explosivos.
  • Vertederos de residuos que reciban más de 10 toneladas por día o que tengan una capacidad de más de 25.000 toneladas, con exclusión de los vertederos de residuos inertes.

Conclusiones

  • Quedan apenas dos meses para que sea obligatoria la constitución de la garantía financiera para las actividades clasificadas como nivel de prioridad 1.
  • Un importante número de empresas deberán constituir la garantía financiera obligatoria.
  • Las sanciones pueden llegar a los 2 millones de euros en caso de infracción e incluso perder la autorización para operar.
  • Se puede dar cobertura a este riesgo a través de pólizas de seguros de responsabilidad medioambiental.
  • En ARTAI nos ponemos a tu disposición para resolver cualquier duda que te pueda surgir sobre esta nueva legislación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *