¿En qué beneficia el Plan de Retribución Flexible a tu empresa?

Mejorar las condiciones laborales de tus empleados en ocasiones pasa por aumentar su sueldo. Pero esto no siempre es posible; por eso, existen otras formas de conseguir el mismo resultado sin que suponga un mayor desembolso para la empresa. Es el caso del Plan de Retribución Flexible (PRF).

Es un interesante factor a tener en cuenta, que nos ayudará en la retención de talento y aumentará la satisfacción laboral de nuestros empleados, un elemento clave y muy ligado a la productividad.

¿Qué es el Plan de Retribución Flexible?

En primer lugar, debemos definir qué es el PRF. Se trata de una fórmula que permite a la empresa ofrecer bienes y servicios a sus empleados, destinando parte de su retribución bruta a este fin y en algunos productos con ventajas fiscales. Es decir, la empresa gestiona una oferta de productos que el empleado necesitaría de todas formas y a las que dedicaría en cualquier caso parte de su sueldo.

Es beneficioso tanto para el trabajador como para la empresa porque, al negociarse el precio de forma colectiva, este es inferior al que podría acceder el empleado de forma individual (por ejemplo, los seguros médicos). Además, desde el punto de vista de la empresa, el PRF es interesante porque no aumenta su coste de personal y, en cambio, sí mejora la retribución neta de sus trabajadores.

Algunos ejemplos concretos de productos que se pueden incluir son:

  • Seguro médico

  • Seguros de ahorro

  • Cheques restaurante

  • Guardería

  • Renting de vehículo

  • Bonos de transporte público

  • Acciones en la empresa

  • Cursos de formación

¿Por qué la retribución flexible es una forma de aumentar el bienestar de los trabajadores?

Las personas son la parte más importante de cualquier organización. Por eso, se hace indispensable para las empresas proteger a sus empleados y velar por su bienestar.

De esta forma, el salario en especie es un elemento que ayuda a las empresas a cumplir con sus objetivos, a través del incremento de la satisfacción laboral y, como apuntamos anteriormente, sin incrementar su coste de personal.

En primer lugar, el pago en especie es un factor que aumenta el engagement del empleado hacia la compañía, lo que se denomina últimamente como employer branding. Así, la imagen de la empresa mejora, tanto de forma interna como externa, y esto es un filón también para la atracción de talento.

En el aspecto monetario, las ventajas fiscales para el trabajador son considerables. La obtención de determinados servicios mediante retribución flexible supone para él un ahorro, ya que, a la hora de tributar en su IRPF, la base imponible es menor, y en ocasionas disminuye el tipo marginal aplicable. Además, el empleado estaría consiguiendo estos productos a un coste inferior del que podría acceder por su propia cuenta. Con lo cual, obtiene un doble beneficio económico.

¿Cómo poner en marcha un plan de retribución flexible?

Establecer políticas de retribución flexible en una empresa exige un plan específico y adecuado. Desde ARTAI podemos ofrecer a tu empresa las soluciones aseguradoras que te ayudarán en esta labor, y nos ponemos a tu disposición para diseñar las propuestas que mejor se adapten a tus proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *